And the Oscar goes to…

Fotografía de boda en Vejer de la Frontera. Fotografía y vídeo profesional. www.rojoverdeyazul.es
Fotografía de boda. Recuerdos de una boda de verano.
13 enero, 2016
Mostrar todo
Chopos Gallur, The Revenant. Fotografía y vídeo profesional. www.rojoverdeyazul.es

Chopos Gallur, The Revenant. Fotografía y vídeo profesional. www.rojoverdeyazul.es

¿Oscar a la mejor dirección de fotografía?

Este año, en la ceremonia de los Oscar 2016, ha habido películas bastante buenas en comparación con alguna edición anterior. Entre ellas, una me llama poderosamente la atención: The Revenant, conocida como El Renacido en España, asombrosamente nominada en esta edición, y premiada con el oscar al mejor actor, al mejor director, y mejor dirección de fotografía.

Aunque yo no sigo al completo los Oscar y este tipo de eventos, el cine me apasiona,  porque a pesar de producirse en un mundo cada vez más individualista, el esfuerzo de este arte colectivo, nos enseña la belleza del trabajo en equipo, en el que es tan importante la dirección o la realización, como la dirección de fotografía, el arte, el atrezzo, el montaje, el etalonaje, etcétera.

 

Hace unos días tuve la oportunidad de ir al cine, el trabajo me dió un respiro, y vi en versión original la película The Revenant. Me gusta mucho la versión original, por su colección completa de matices y por el sonido mucho más directo.

La fotografía en la película The Revenant, es presagio de momentos épicos por venir, casi mitológicos. Es impactante y visceral. Nos conduce como flechas a un entorno y unos parajes como podríamos imaginar del siglo XIX y que hoy día están por desaparecer. Las posibilidades de equipamiento técnico y despliegue de equipo humano con las que ha contado el DOP Emmanuel Lubezki son apabullantes, y aun así ha preferido ir a por la evolución orgánica de la idea que engloba The Revenant y remar muy a favor de la dirección y del guión: es más importante utilizar la técnica como algo que le servirá a uno como medio  para alcanzar un objetivo, que como algo que tiene valor por sí mismo. Con todo esto, el director consigue fraguar la paz entre la historia y el efecto visual global de escenas, secuencias y película al completo de manera asombrosa.

 

Pirineos, The Revenant, nominada al Oscar, mejor dirección de fotografía

Pirineo aragonés, una localización perfecta como las que vemos en The Revenant

 

A pesar de que he leído críticas negativas, desde mi punto de vista, la cinta narra una historia de situaciones límite como muchas otras cintas que hayamos podido ver. Sin embargo, ésta, se diferencia por la visceralidad de la naturaleza impactando y destruyendo el cuerpo del hombre que se bate contra ella por su vida.

 

Pasando a otro tema, me gustaría hablar de la luz. En su mayoría es natural en todo el film. Traduce una imagen mucho más creíble y una atmósfera capaz de transportarnos al siglo XIX. Hay dos colores luz básicos, que a pesar de nuestra propia subjetividad o cultura, rigen la película y las emociones de la audiencia. Por un lado el poderoso azul y por otro el atrayente rojo; el azul inunda la película en todo momento, porque la película es constantemente exterior, y el exterior es peligroso, es hielo y es mortal. Es el color que culturalmente nos aboca al frío y a lo desconocido. El azul, es el que encontramos en la noche, en el hielo, en el espacio exterior de otras películas y nos produce emociones primigenias, que nos transportan a nuestros orígenes ocultos en esa memoria primitiva que quizá todavía tenemos dentro de nosotros. El rojo, habita sin embargo en determinadas pinceladas a lo largo de la película y en los escasos interiores, y a veces ni aun en ellos. El rojo es el calor, la salvación, el fuego que da la vida, tan escaso, tan casi imposible de acunar cerca de ti en entornos tan hostiles como los que muestra The Revenant.

La película The Revenant tiene unos merecidísimos Oscar. Pocas veces he visto una introducción tan espeluznante e intensa como en ésta; una auténtica tormenta inicial que da paso al tormento más absoluto de la esperanza persiguiendo la venganza a lo largo de una aventura de impacto. Cine como este nos inspira y nos hace soñar.

¡Enhorabuena para The Revenant y también para el resto de ganadores en los Oscar 2016!

 

Inspiración: “CÓMO DIRIGIR CINE”, de Terence St. John Marner.

Fotografía: Zonas fluviales en el río Ebro, Gallur, Aragón. Pirineo aragonés.

Álvaro Bueno
Álvaro Bueno
Profesional creativo de la fotografía y la narración gráfica, actualmente vivo y trabajo en Madrid como creativo y diseñador en marketing digital, también como fotógrafo y narrador en todas partes. He vivido en diversos lugares tanto en España como en el extranjero, siempre buscando la aventura, intentando aprender y persiguiendo un futuro mejor.

1 Comment

  1. Antonio dice:

    Leyendo tu análisi y explicación acerca de la luz en la película, uno entiende mejor la misma.
    Gracias.
    Hermosa fotografía del Pirineo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *